Lipoescultura facial ¿En que consiste?

      No hay comentarios en Lipoescultura facial ¿En que consiste?

¿Qué es la lipoescultura?

Como bien sabrás ya a estas alturas la lipoescultura es una proceso mediante el cual se extraen grasas de determinadas zonas de tu cuerpo. Tal como puedes observar la palabra lipoescultura procede de la intención de esculpir y modelar nuestros cuerpos para conseguir nuestra imagen deseada de nosotros mismos. La lipoescultura es un proceso muy habitual utilizado para combatir la celulitis, la flaccidez y la obesidad y suele aplicarse en determinadas zonas problemáticas como los glúteos, los flancos y las caderas.

Lipoescultura facial

Es posible que la lipoescultura facial sea la intervención menos conocida de todas ya que normalmente no relacionamos el rostro con la acumulación de grasas. Sin embargo las intervenciones en esta zona presentan unos resultados asombrosos y espectaculares. La mayoría de las personas que se deciden a pasar por una operación de este tipo suelen tratar de corregir ciertas zonas del rostro, muy determinadas, como por ejemplo la papada y las mejillas. A la hora de realizar una liposucción facial el paciente recibirá anestesia local y sedación. Obviamente la operación requiere de anestesia y sedación para que no sientas dolor pero esta es una de las grandes ventajas de esta técnica que utiliza anestesia local y no general, por lo que no debes preocuparte al respeto. Además la cirugía en este área es muy rápida, y en apenas treinta minutos habrá finalizado por lo que la cantidad de anestesia tampoco será muy elevada.

Antes y despues de la lipoescultura facial

Consejos tras la cirugía

Como ocurre en cualquier otro tipo de intervención invasiva con operación quirúrgica, la lipoescultura facial presenta ciertos efectos pos-operatorios. Lo más habitual es la hinchazón de la zona y la aparición de hematomas. Es posible que también se sienta algo de dolor, pero no debes preocuparte porque tu doctor te recetará medicamentos para que no lo sientas. Las infecciones son muy poco probables ya que antes y después de la cirugía estarás tomando antibióticos para combatir su aparición.Durante la fase de recuperación que durará varios días debes tener mucho cuidado de no realizar esfuerzos. Al fin y al cabo te habrás sometido a una intervención quirúrgica, debes recordarlo en todo momento. Evita también realizar movimientos muy bruscos y trata de llevar, dentro de lo posible, una dieta sana y equilibrada. También deberás beber mucho para mantener unos niveles óptimos de hidratación. Abstente de beber alcohol o de fumar. Ten en cuenta que acabas de hacer una inversión muy importante en tu salud física y emocional, para lo que te has sometido a una operación, que por leve que sea no deja de ser una intervención médica. Seguro que puedes aguantar unos días sin tomar ningún tipo de estos productos. En cuanto te hayas recuperado del todo, tras unos días, podrás volver a retomar todos los hábitos que desees. Tras aproximadamente un mes la hinchazón habrá desaparecido del todo y podrás comenzar a observar los espectaculares resultados de la operación que habrán conseguido que tu rostro vuelva a lucir joven con una piel lisa y tersa y un contorno perfectamente definido. Obviamente todo el proceso habrá valido la pena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *